Asteriscos.Mobi
Denuncian que Odebrecht arreglaba todo "pagando"
Lo afirmó el exabogado de la constructora brasileña, arrestado en España el pasado noviembre a petición de Brasil y actualmente en libertad provisional
28 de julio de 2017
El exabogado de la constructora brasileña Odebrecht Rodrigo Tacla Durán, arrestado en España el pasado noviembre a petición de Brasil y actualmente en libertad provisional, aseguró que más de 1.000 personas fueron sobornadas en uno de los mayores escándalos que han sacudido recientemente Latinoamérica.

"Cobraron desde gerentes de empresas públicas a jefes de Estado. Solo en Brasil hay 500 personas afectadas. Y existen políticos y altos funcionarios brasileños cuyos nombres no han trascendido", dijo en una entrevista publicada por el diario español "El País".

El exletrado, que tiene nacionalidad brasileña y española, está considerado uno de los responsables del llamado "departamento de sobornos" de la constructora, la división de la compañía brasileña presuntamente dedicada a coordinar sistemáticamente las redes de corrupción para obtener contratos en Brasil y otros países.

Recientemente fue reclamado por ese país por presuntos delitos de cohecho, blanqueo de capitales y organización criminal en el marco de la operación "Lava Jato", que dio lugar a las investigaciones en torno al caso Odebrecht, pero finalmente no será extraditado a Brasil después de que la Justicia española estimara hace unos días el recurso interpuesto contra su entrega.

Tacla aseguró al diario "El País" que Odebrecht, que fue durante años la principal constructora de América Latina, "lo arreglaba todo pagando" y que establecía el primer contacto con los políticos en las campañas electorales, tras las que sugería "las obras que se incluían en los planes de Gobierno".

El ex abogado, quien pasó dos meses en prisión en Madrid, aseguró que la compañía brasileña gastó al año "cerca de 260 millones de euros (305 millones de dólares)" en comisiones ilegales y que manejaba más de un centenar de empresas en paraísos fiscales.

"El dinero se movía en efectivo, a través de cuentas en paraísos fiscales y transferencias internacionales. La constructora, por seguridad, nunca pagaba en los países de origen del beneficiario", dijo. "Yo llegué a la constructora en 2011. Pero la estructura ya existía desde 2006", añadió.

El ex abogado negó que Odebrecht pagara solo u$s 785 millones en sobornos, como reconocieron los responsables de la compañía ante la Justicia, y relató que un ex directivo del banco Meinl Bank declaró que esta entidad "movió 2.200 millones de euros". "Y este banco trabajaba en exclusiva para Odebrecht", apuntó.

Según su versión, solo en Brasil "se desembolsaban 130 millones de euros (152 millones de dólares) al año en comisiones". "Cobraba hasta el conserje. Los sobornos salpicaron a todos los partidos. De derecha, izquierda... De Gobierno, oposición...", dijo el ex abogado.

Tacla destacó que la empresa intentó regalar un avión al expresidente de Panamá Ricarlo Martinelli y que éste "lo rechazó".

Repasó también otros supuestos sobornos en países como Ecuador o Panamá, donde según su versión ex mandatarios y candidatos recibieron dinero de forma irregular.

Tacla también aseguró que la constructora aceptó un acuerdo que suponía un reconocimiento de culpabilidad "porque existía mucha presión de los empleados". "Si los directivos no hubieran accedido al acuerdo, los trabajadores lo habrían hecho individualmente. Y la empresa no habría controlado el proceso", dijo.

El ex abogado denunció haber recibido amenazas a través del teléfono y las redes sociales en Estados Unidos y en España. "Me exigían que me callara. Mi madre también ha sido amenazada", lamentó.

Asegura, además, que altos funcionarios y gobernantes de Latinoamérica temen su confesión. "Mi testimonio puede afectar a muchas personas poderosas en el mundo", dijo al rotativo español.