Asteriscos.Mobi
Rabolini de novia con su ex jefe de Prensa
La ex mujer de Scioli se enamoró de Ignacio Castro Cranwell, quien ahora trabaja para el PRO. Una revista los sorprendió esquiando en Bariloche
1 de agosto de 2017
Blanquearon, o casi. Karina Rabolini disfruta de una nueva vida amorosa, según fotografías publicadas por la revista ¡Hola! Argentina.

La empresaria y ex de Daniel Scioli está de novia con quien fue su ex jefe de prensa, Ignacio Castro Cranwell, y disfrutó de las vacaciones de invierno con los hijos de su novio en Villa La Angostura.

Karina Rabolini (50) consiguió lo que se propuso hace casi dos años: salir del centro de la escena y tener una vida normal.

La política, con una campaña presidencial que la tuvo como protagonista sin ser siquiera candidata, dinamitó su matrimonio con Daniel Scioli.

Después de pasar la mayor parte de su vida con el mismo hombre, a quien conoció cuando tenía apenas 18 años, ahora está descubriendo una nueva forma de amar. Su pareja, quien la acompaña durante estas vacaciones de invierno en Cerro Bayo, es Ignacio Castro Cranwell (45). Hace tiempo que circulaban los rumores del romance, pero nadie había conseguido retratarlos juntos. Hasta hoy.

Esta nueva relación le permite disfrutar la experiencia de compartir sus días con tres chicos, los hijos de su novio, acompañarlos en sus clases de esquí, arroparlos y brindarles cariño. Y, tal como reflejan las imágenes, se la ve muy a gusto en este papel.

Durante años tuvo a un ejército de asistentes a su alrededor, con secretarias que llevaban celosamente su agenda, un equipo de prensa que velaba por que cada uno de sus pasos tuvieran eco en los medios y choferes para trasladarla a cada evento. Podía salir de su casa sin dinero que, de todos modos, alguien pagaría por ella. Ahora está sola, con su amor y los tres chicos, integrada a una familia que la adoptó con afecto. Ella misma paga sus pases y hace la cola en cada medio de elevación, como el resto de los visitantes. Pero por alguna razón que desconocemos, pretende ser invisible. Cerró sus redes sociales (donde era muy activa), cambió el número de su celular y la cuenta de mail, y nunca más fue a un evento social. Ella, que estuvo a punto de entrar a la Casa Rosada del brazo de un jefe de Estado, salió corriendo del ojo de la tormenta sin preocuparse siquiera por cerrar los capítulos más conocidos de su historia, y dejó algunos finales abiertos.

"Ini" -así lo llaman sus amigos- era considerado un "sciolista de la primera hora", lo que le valió varias discusiones con familiares y amigos. La grieta. Incluso, figura entre los "aportantes" que ayudaron a financiar la campaña del Frente para la Victoria en 2009. Su cargo oficial, que mantuvo cuando se sumó al equipo de Karina, era el de "director provincial de la Escuela de Gobierno y Formación de Líderes". Pero tras la derrota electoral del Frente para la Victoria, cruzó de vereda y se puso a trabajar para el PRO: con-siguió el codiciado puesto de director de Relaciones Institucionales del Ministerio de Educación porteño. Dicen que llegó allí gracias a Felipe Miguel, jefe de Gabinete de Horacio Rodríguez Larreta, quien está casado con su hermana menor, Sofía "Popi" Castro Cranwell.

Ignacio es hincha fanático de Boca Juniors, visitante frecuente en la Bombonera. Juega al fútbol todas las semanas y no se pierde un partido de Roger Federer en televisión. También es rockero, fanático de Soda Stereo. Toca guitarra y teclados en una banda de amigos llamada Proyecto Sofá, donde también se luce en guitarra su hermano mayor, Sebastián Castro Cranwell, abogado y socio en un prestigioso bufete porteño.

Durante el primer cuatrimestre de 2016 -no podemos precisar en qué momento aún- se separó. Dejó su hogar, en un barrio privado de zona norte, y se instaló en Nordelta. Hoy convive con Karina Rabolini en la casa que su ex jefa alquiló en el barrio El Golf, uno de los más exclusivos, después de romper con Daniel Scioli y abandonar La Ñata.