Asteriscos.Mobi
Cristina dijo que en la tragedia de Once el "maquinista no frenó"
La expresidenta dijo que el Estado no tuvo la culpa en el accidente de 2012. También habló de su rol en las próximas elecciones, en una entrevista en Crónica TV
28 de septiembre de 2017
La expresidenta Cristina Fernández dijo que el Estado no tuvo la culpa en la tragedia de Once que mató a 52 personas en febrero de 2012.

A su vez, desligó al exministro de Planificación Federal Julio de Vido y le apuntó al maquinista: "No accionó los frenos".

"El maquinista no accionó los frenos. El tren frenó en todas las estaciones. Fue una tragedia terrible y brutal. Si vos no frenás y te estrellás...", dijo Cristina Kirchner en una entrevista con el periodista Chiche Gelblung en Crónica TV.

"La tragedia de Once fue algo muy fuerte. Yo me reuní después de que sucedió con casi todos los familiares, salvo con cinco familias que no quisieron reunirse conmigo", contó Cristina.

"El padre de un chico me decía que fue a todas las audiencias y el maquinista nunca pudo explicar por qué no accionó el freno", dijo Cristina.

También remarcó que su gestión solucionó "muchísimos problemas" de las víctimas que tenían inconvenientes de salud o de trabajo "con subsidios y ayudas".

Gelblung le planteó una objeción: "No los ayudaron nada, los dejaron solos".

Las declaraciones se dan un día después de que Julio de Vido, quien fuera ministro de Planificación Federal durante el Gobierno de Cristina y el de su fallecido esposo, Néstor Kirchner, se sentase en el banquillo de los acusados en el inicio del juicio por la tragedia.

A De Vido se le imputan dos delitos: el de "descarrilamiento de un tren agravado por resultar personas fallecidas y lesionadas" y por "defraudación contra la administración pública". La Justicia cree que conocía las "graves falencias" del sistema ferroviario y no adoptó ninguna medida para solucionarlo.

Cristina también habló sobre la corrupción en su Gobierno. Sucede que en una entrevista con el diario español, reconoció casos en la gestión kirchnerista. Sobre la corrupción, Cristina dijo: “Que en un Gobierno haya hechos de corrupción no puede llevarnos a decir que el Gobierno es una asociación ilícita o que es de corruptos”.

Inmediatamente desvió la pregunta hacia la gestión de Macri. “Esta gente quiere disciplinar a toda la sociedad: ¿son todos mafiosos pero no ellos? ¿Quién blanqueó plata negra? El hermano del Presidente, los amigos del Presidente. El otro amigo de él es el dueño de Edenor: ellos blanquean plata negra y, ¿nosotros somos los corruptos?”, ironizó Cristina.

En este sentido, se declaró hoy víctima de una "persecución brutal" por parte del gobierno de Mauricio Macri y aseguró que en las causas judiciales por corrupción que enfrenta tanto ella como sus hijos "está todo armado".

La expresidenta se refirió a las causas judiciales que implican a sus hijos, Máximo y Florencia Kirchner: “Es una persecución, intervienen la sucesión de su padre. Mi hija, cuando llegó a Olivos tenía 12 años, y está como formando parte de una asociación ilícita”, explicó Cristina.

“Todo eso forma parte de la sucesión de Néstor, no es que me encontraron una cuenta en Panamá o Bahamas. Fuimos investigados y sobreseídos: lo que se está haciendo en materia de avasallamiento de derechos y no respeto al debido proceso… ¿vos viste que un juez penal alguna vez interviniera una sucesión? Eso lo hace un juez civil. No se conocen casos de jueces penales que intervengan sociedades comerciales”, retrucó Cristina.

La expresidenta y candidata a senadora dijo que se presenta a las próximas elecciones “por deber”. “Todos los días hay despidos por goteo, hay gente durmiendo en la calle y las cosas no están bien”, aseguró.

“Lo más poderoso es lo que no se ve, yo tuve políticas contra los poderosos que no les gustaron”, dijo la expresidenta, al enfatizar su rol como líder de la oposición.

Además, reiteró la idea de que no es kirchnerista. “Yo soy peronista y siempre me llevé bien con el peronismo”, le aclaró al periodista.

Cristina también habló de “la grieta”: “La Argentina es muy difícil: cuando el periodista español me preguntaba por la grieta, yo pensaba que al padre de Leandro N. Alem lo fusilaron en Plaza de Mayo y lo exhibieron durante 4 horas”.

También habló de la polémica por las prácticas en las escuelas secundarias, y se mostró en contra de la política que impulsa el Gobierno de la Ciudad. “No me parece bien que sea obligatorio: vos serás muy marxista pero eso es de facho”, le dijo, bromeando, a Chiche.

Uno de los momentos más tensos de la entrevista fue cuando Chiche Gelblung le preguntó a Cristina su postura frente al aborto: ​ “No estoy en contra del aborto, no soy antiabortista ni anti nada. Es un tema delicado. Néstor estaba de acuerdo, mis hijos también. Sé que es un tema de salud en todos los casos. No soy antiabortista ni estoy en contra del debate”.

"Es un tema de salud pública. Yo no clausuro el debate porque está bien debatirlo, siemopre te encontrás con gente que no admite ningún debate".

En la entrevista que le había dado a Víctor Hugo Morales la semana pasada había reiterado su postura antiabortista ​además de contar que había sufrido un aborto espontáneo. Chiche le recordó esto y le señaló que era "una contradicción ideológica".

"No es una contradicción ideológica y por definición no me niego a debatir nada", respondió la candidata de ​Unidad Ciudadana.

La llegada a Crónica fue cubierta por el canal con mucho auspicio. “Esperá, esperá, Chiche, que me saco una foto más”. Casi como una estrella de rock, la expresidenta de la Nación llegó a los estudios de Crónica TV, donde se sacó selfies y fotos con casi todos los trabajadores en el piso.

“Qué lindo lugar este, donde trabajan, muy lindo, muy moderno”, comentó Cristina. Y hasta conoció al operador que hace las placas rojas y armaron una en vivo.

“Queremos descubrir a la mujer detrás del cuadro político”, le dijo Chiche en tono intimista. Cuando el periodista le preguntó si se reconocía algún defecto, Cristina dijo que es “arrebatada”. “Digo malas palabras, tengo un carácter fuerte, soy muy mal hablada”.

También se sentó en la mesa de noticias y, luego de una placa, vendió su propia entrevista, mientras desde los ventanales que dan a la avenida Garay la gente le sacaba fotos.

La charla, siempre con tono amigable, también giró en torno a aspectos históricos del peronismo. “Del peronismo se ha dicho cada cosa… se dijo que sacaban el parquet del piso, que agarraban a los chicos para sacarles la sangre y dársela a Evita, que estaba muriéndose”.